Noticia

Titulo de la foto

Luis Ramírez:” Afortunadamente estaba en el lugar correcto”

El dorsal 10 de Estudiantes anotó y dio asistencia para asegurar la permanencia del club en Primera División

Escrito por: Andrea Gallegos Perozo| Fotografía: Antonio Bruno| Prensa Estudiantes de Caracas Sport Club

Hace un año fue una pieza clave marcando el tanto para que Estudiantes de Caracas regresara a la Primera División. Ahora, luego de estar meses observando los partidos desde las gradas por una lesión que lo alejó de las canchas, Luis Ramírez volvió para ser protagonista y aportar su grano de arena para que el cuadro blanco asegurara su permanencia en la máxima categoría del balompié nacional.

El dorsal “10” ingresó en la fracción 78’ del compromiso ante Estudiantes de Mérida y con solo un minuto en cancha anotó el gol que pondría el 2-2 en el marcador y sería el encargado de asistir a Freddy Vásquez en el tanto que sentenciaría el partido 3-2 y le permitiría al combinado estudiantil permanecer un año mas en la categoría de oro del fútbol venezolano.

“Fueron meses de agonía para mí. Fue la experiencia menos deseada para un futbolista. Estar fuera de las canchas es lo peor que le puede pasar a uno como deportista y se sufre más que cualquier cosa, aprendes a valorar los momentos, aprendes a valorar la familia, que es la única que te apoya. En esos momentos duros es que se ve quien te tiende una mano amiga y quien te quiere ver mal. El tiempo de Dios como muchos lo dicen, es perfecto, la lucha no es con más nadie, es contigo mismo”, expresó el volante.

Ramírez señaló que minutos antes de entrar a la cancha recordó lo que había sucedido hace un año cuando el equipo estaba en Segunda División, pero agradece a Dios que al entrar pudo anotar un gol: “no se me sacaba esa imagen de la mente. Cayó el 2-0, y mi mente seguía pensando en ello. Calentaba y los pies ya me picaban por entrar, solo le pedía a Dios que me diera la oportunidad de entrar. Afortunadamente estaba en el lugar correcto, pude concretar y luego dar la asistencia para que mi equipo ganara y hacer mi sueño realidad. Cualquiera que lo lee o escucha pareciera que fuese una película, pero todo pasó en menos de 30 minutos”.

Luego de ser participe de la gran hazaña del conjunto académico de la capital, el dorsal “10” de la institución piensa en lo que viene ahora para él en los próximos meses. “Quería llegar de la mejor manera y ayudar a mi equipo, quería dar lo mejor de mí porque sé que muchas personas confían en mí cuando estoy en el terreno de juego. Ahora que se terminó la temporada y dejamos el equipo donde se merece estar, es hora de pensar las cosas con calma en familia, primero que nada, y bueno seguir entrenando individualmente para ponerme a la par con mis compañeros y recuperar ese nivel que yo aspiro tener para lo que me queda de contrato en el equipo”, finalizó el mediocampista.